Sin categoría

Lisboa 🇵🇹 Entre la decadencia y la modernidad.


Lisboa, era una ciudad, que no entraba en mis planes, ni en mis destinos más inmediatos, pero a veces la vida te da sorpresas inesperadas.


Cerca de cumplir mi medio siglo de vida, y después, de pasar el peor año de mi vida, con diferencia, quería darme un homenaje vital, un auto-regalo por mi cumpleaños.


Pensé en viajar, para desconectar y desentoxicarme de toda la mala experiencia, que estaba viviendo en la actualidad. Al principio pensaba viajar sola, pero en última instancia se añadieron un par de amigas.


La intención no era viajar lejos, pero tampoco cerca, me apetecía, descubrir una nueva ciudad, que tuvieses un halo melancólico, pero que al mismo tiempo me aportara serenidad, fragilidad, cultura, creatividad y sobre todo calidez.


Mirador de Santa Lucía

Pensé en ella, en Lisboa, y no me defraudo, al contrario, me inspiro y me dejo con el corazón encogido de amor.


Viajé, al final con el corazón contraído de pena, y con el alma llena de lagrimas, todo había pasado, pero tenia que viajar, para no pensar demasiado en ella, y poder sobrellevar su perdida.


Lisboa, me ayudo, a seguir viviendo, a pensar, que la vida es un regalo, los días allí, fueron intensos pero tranquilos, su amor, hacia los visitantes, su acogida y su simbiosis con el pasado más cercano, me resulto muy familiar y acogedor.


Vistas de Lisboa desde El Elevador de Santa Justa

Vistas de Lisboa desde El Elevador de Santa Justa

Ubicadas en el barrio más bohemio y singular de Lisboa (Chiado) en el hotel Borges Chiado, muy céntrico, todo estaba a diez minutos andando, callejear y callejear, entrar sin prisas en sus librerías centenarias, contemplar sus iglesias y basílicas tan cristianas, hasta pudimos presenciar un concierto de navidad después de la media noche del último día del año, emocionante y conmovedor.


Sus tiendas tan chic, sus pastelerías tan lisboetas con ese aire tan romántico y encantador, sus calles siempre empedradas y empinadas, viendo pasar a los tranvías sin tregua de arriba a abajo y de abajo arriba.


Vistas del tranvia a su paso por las calles de Lisboa

Vistas del tranvia a su paso por las calles de Lisboa

Nosotras estuvimos casi cinco dias, contratamos dos tours, para poder familiarizarse con más intensidad con esta ciudad.


Nosotras en El Mirador de Santa Lucia

Mirador de Santa Lucia en el Barrio de Alfama

1ª – Tour Lisboa Monumental

Una mañana llena de historia y cultura, donde hicimos un recorrido por los lugares y los barrios más emblemáticos de la ciudad, acompañados de una guía que nos iba explicando con detalle cada lugar donde nos encontrábamos fueron más de seis horas de recorrido con bus y andando.


*Torre de Belém *Monasterio de los Jerónimos de Belém *Monumento a Enrique (El navegador) *Barrio de Alfama *Palacio de Ajuda


Torre de Belém

Monumento a Enrique (El Navegador)

Barrio de Alfama

Monasterio de los Jerónimos de Belém

Pórtico del Monasterio de los Jerónimos de Belém

Lisboa, Es una ciudad amable, económica, acogedora, llena de vivencias del pasado, en ella se respira historia, te sientes “como en casa” muy rápidamente, te devuelve por momentos a tu más tierna infancia, por su manera de reciclar y darle una segunda vida, a los objetos, a las construcciones, a los muebles, mezcla con muchísima elegancia y estilo diferentes épocas, que te quedas absolutamente asombrado por su imaginación.


Detalle de la Tipica Cerámica de Lisboa en sus fachadas

Es una ciudad especial, que volverías, una y otra vez y siempre, encontrarías algo que hacer, algo que ver, repetirías y no te cansarías, de subir al tranvía, de contemplar las vistas y sus atardeceres, desde sus decenas de miradores, cual de todos más maravilloso, sus monumentos y su río tajo y sobre todo su gastronomía tan deliciosa.


Catedral de Lisboa

Interior de la Catedral de Lisboa

2ª Tour Palacio Nacional Do Pena, Sintra y Cascais

Nuestro segundo Tour fue al Palacio Nacional Do pena, Sintra y Cascais.

En el palacio pasamos prácticamente toda la mañana, había muchísima gente, y eso hizo que nos retrasara las visitas de Sintra y Cascais.

El Palacio Nacional Do Pena es asombrosamente exótico, por sus mezclas, por sus jardines japoneses, y por su mentalidad romántica del siglo XIX, mezcla tantos estilos arquitectónicos diversos que es fascinante en su contenido y en su envoltorio.


Algunos detalles de el Palacio Do Pena

Detalle de la puerta principal del Palacio Do Pena

Despues de visitar, el Palacio Nacional Da Pena, hicimos una pequeña parada en Sintra, estuvimos solo una hora, la visita del Palacio se retraso, y no pudimos disfrutar de más tiempo de esta villa portuguesa patrimonio de la humanidad, que necesita por lo menos un día para poder verla con atención


Sintra es una población encantadora, llena de pequeños palacios y villas de color pastel, con un aire novelesco romántico y muy chic.


Cascais, fue nuestra siguente y última parada antes de volver a Lisboa, también tuvimos que verla con prisas, pero se apreciaba, un lugar tranquilo, con calma y mucha belleza a orillas del Atlántico.


Puerto deportivo de Cascais

Cascais y sus playas doradas

tomando fotos al puerto deportivo de Cascais

En Cascais se sentía como un lugar vacacional, donde antiguamente fue una aldea de pescadores, y en la actualidad es un sitio delicioso para poder pasar unas vacaciones muy cerca de lisboa, con unas playas de arenas doradas, un puerto deportivo muy bonito y un casco céntrico muy interesante, es unas de las zonas más cool de todo el pais.


Ya el último dia, apuramos, para hacer unas últimas compras, terminar de saciarnos de los deliciosos pasteles de belém y aprovechar para hacer el último recorrido por sus calles del barrio chiado, barrio alto y barrio bajo, los barrios más característicos, céntricos, culturales, bohemios y pintorescos de Lisboa.


Volvere, sin dudarlo, creo que nunca, me cansaría de esta ciudad, tan agradable, de comer pastelitos de Belém, de degustar su bacalao, cocinado de mil maneras y todas riquísimas, sus sardinas a la plancha, también buenísimas y su hospitalidad y su gran historia, de conquistados conquistadores, navegantes, reyes y burgueses.


Esta pequeña escapada a Lisboa, me calmo el alma, estuve muy entretenida, y eso hizo que pasara los últimos días de este fatídico 2019 y esperanzador 2020 más agradablemente, la ciudad me hizo sentir querida y mi corazón paro de llorar en pleno duelo.


4 comentarios en “Lisboa 🇵🇹 Entre la decadencia y la modernidad.”

  1. Encanto para escribir no te falta Au.
    Después de leer tú escrito, sin duda,me dan ganas de conocer Portugal. Espero hacerlo pronto y seguir tus pasos. Sé que has pasado malos momentos y deseo de corazón que la vida te siga dando buenos ratos como éstos viajes que te llenan tanto. Abrazos compi.

    Me gusta

    1. Muchas Gracias 🙏🏻 Compańera! Portugal 🇵🇹 es un país maravilloso y lo tenemos al lado, para volver. Si! No fuese por estas escapadas, la vida sería para mí terriblemente gris, me dan un chute de energía muy positivo! ❤️😘❤️

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s