Sin categoría

Pasar la nochevieja en Wiesbaden y no morir de frio. 🇩🇪 ❄️


Hace un par de navidades, decidí volver a visitar a mi amiga Yvette en la ciudad de Wiesbaden, (Alemania) ya había estado el año anterior en otoño, y me encanto, escaparme unos días me alegra la existencia, y más al encuentro de una gran y querida amiga.


Decidí tentar al tiempo meteorológico y me marche para pasar allí el año nuevo, no tenia planes atractivos para esas fechas, y me apetecía mucho viajar y sobre todo desconectar, el año 2015 fue un año duro para mi, y sabia que me iba a ir muy bién este cambio de aires.

Cuando llegué a Wiesbaden unos días después de navidad, estaba desapareciendo paulatinamente la esencia navideña, que tanto proliferan estos lugares del centro de europa, pero aún así, se palpaba el ambiente navideño.

Faltaban algunos días para que terminase el año y aún seguía la decoración en la ciudad y los pueblos más cercanos.

En esta ocasión visitamos Rüdesheim am Rhein un pueblo pintoresco muy cerca de Wiesbaden sencillamente precioso, pasear por sus callejuelas fue como vivir en el cuento de Hänsel y Gretel en busca de su casita de chocolate. 🏚 🍫

Andamos por su centro, nos acercamos, a su mercado navideño, y decidimos tomarnos unas cervezas para desafiar la temperatura corporal y darnos un baño de risas. 😀 🍺

9_Fotor
Rüdesheim am Rhein (Pueblo pintoresco cerca de Wiesbaden)
7_Fotor
Paseando por Rüdesheim am Rhein
13_Fotor
Tomando unas cervezas frías en Rüdesheim am Rhein desafiando el frío

Nos encanto nuestra especial escapada a Rüdesheim am Rhein, pero una de los momentos que más me gustarón fue la trayectoria en tren, desde Wiesbaden hasta Rüdesheim am Rheim miraba por la ventanilla y disfrutaba de las vistas, como una niña pequeña.

Los paisajes iban cambiando, de un momento a otro, se llenaban de viñedos, castillos medievales y pueblos de cuento, el ambiente era gélido, las ventanas se empañaban de vapor, por el frío del exterior.

Pero me gusta mucho esa sensación tan bucólica y poética de estas ciudades del centro de europa, en los meses fríos de invierno, mientras escucho el traqueteo del tren y empiezo a soñar despierta.

A mi personalmente me encanta viajar en tren, es un medio de transporte que me crea mucha ternura, la luz en esta época del año en Alemania es tenue y grisácea, y te va envolviendo poco a poco en un halo de melancolía y nostalgía. 🔛🚆

15_Fotor
Vistas desde la ventanilla del tren Desde Wiesbaden a Rüdesheim am Rhein
18_Fotor
Volviendo a Wiesbaden en un ambiente bucólico y poético

Al día siguente, decidimos ir de compras para nuestra “party” de fin de año íbamos, a ser unas dieciséis personas, pero lo más increíble es que seriamos siete nacionalidades diferentes entre todos.

Cada uno llevaría un plato típico de su país entre yuca hervida, frijoles, tortilla de patatas, pasteles dulces típicos alemanes, platanos fritos y una larga lista de comidas elaboradas con mucho amor, disfrutamos del festín como nadie, a parte de la comida, hubo música multicultural.

Una explosión de hermandad entre cubanos, alemanes, españoles, iraníes ect es una maravilla tener esa sensación de ser ciudadana del mundo, sin fronteras, sin limites solo comer, beber y amar es lo que une a las personas.

Sin prejuicios, no importaba la edad, la lengua, la nación todos estábamos compartiendo momentos únicos y felices. ❣️

Cuando se acercaban las doce del año entrante me llamo la atención por que en Alemania, no se comen las doces uvas que pertenecen a las doce campanadas que dan paso al año nuevo.

Cuando el año nuevo ya ha dejado al viejo en su camino del pasado, salen a celebrar con fuegos artificiales y botellas de champan en las manos mientras la gente se abraza y se besa feliz, la ciudad se convierte en una fiesta de fuego, colores y ruido.

Vuelvo este año 2017 a revivir otra nochevieja diferente, otra escapada, ya empiezo a tener ese gusanillo en el estomago, de excitación que me motiva hasta el día que me vaya.


Pensar en lo mucho que lo voy a disfrutar, solo el cambiar de escenario, salir de mi zona de confort, ya me anima y los días de mucho trabajo como en esta época del año, se hacen mucho más llevaderos. En nada estoy disfrutando otra nochevieja en Wiesbaden y no morir de frío.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s